Seguimos luchando contra el hambre en Malaui

test

Este mes de septiembre se cierra con buenas noticias: tras una larga travesía por tierra y mar, las 5,5 toneladas de comida que recogimos el pasado mes de mayo dentro de nuestra 5ª campaña “Alimentos para Malaui” ya han llegado a su destino: la misión de Benga. Para los habitantes de esta región supone una enorme ayuda, ya que la hambruna que atraviesa el país africano continúa agravándose.

Como ya sabéis, Malaui ha sido uno de los países más afectados este año por el fenómeno atmosférico conocido como El Niño, que ha causado sequías, inundaciones y otros estragos en gran parte de África. Actualmente el 16% de la población (unos 2,8 millones de personas) padece un déficit grave de alimentos a causa de estas condiciones meteorológicas extremas, que han destruido las cosechas y obligado a muchas familias a abandonar sus hogares, perjudicando su capacidad para obtener ingresos.

Niños y ancianos, los más desprotegidos

Gracias a los 5.522 kilos de alimentos no perecederos que recogimos en mayo podremos ayudar a un total de 240 menores en una situación muy vulnerable: por un lado, los 200 niños que asisten actualmente a las tres guarderías de Benga y que durante seis meses podrán recibir una dieta equilibrada; y, por otro, 40 bebés en riesgo de desnutrición que recibirán leche y papillas cada mes.

Además de los niños, uno de los colectivos más afectados por esta hambruna son los ancianos con pocos recursos que carecen de apoyo familiar y sobreviven de sus precarios cultivos, la mayoría de los cuales fueron arrasados por las lluvias. Según Manuel Hernández, responsable de la misión de Benga, con este cargamento de alimentos también se beneficiarán “90 ancianos que reciben ayuda mensual a través de la parroquia”, debido a la condición de extrema precariedad en que se encuentran.

Nuevas campañas de recogida

La economía de Malaui se basa principalmente en la agricultura, por lo que el impacto de El Niño ha sido devastador no sólo en las zonas rurales, sino en todo el país, ya que la carestía ha hecho subir los precios de los productos en el mercado y muchas familias se han visto forzadas a vender su ganado o sus escasas posesiones para poder alimentar a sus hijos.

Desde FMLC seguiremos trabajando para paliar esta situación dentro de nuestro proyecto “Alimentos para Malaui”. Pronto os informaremos de la próxima recogida, ¡contamos con vosotros!