Un pequeño milagro para Malaui

test

En FMLC regresamos de las vacaciones de verano con las pilas cargadas y buenas noticias, especialmente las que nos llegan desde Malaui, donde los alimentos que recogimos en nuestra última campaña solidaria no han podido llegar en mejor momento.

Como ya sabéis, este pequeño país es uno de los más pobres del continente africano, debido a la escasez de recursos naturales y desarrollo económico, pero también por sus adversas condiciones climáticas. Actualmente, sus casi tres millones de habitantes se enfrentan a la crisis alimentaria más grave de la última década, tras las inundaciones que tuvieron lugar durante la temporada de lluvias y la sequía posterior, que ha arruinado las cosechas de este año y buena parte del territorio cultivable.

La gente ha perdido sus casas, sus reservas de alimentos y sus cultivos. Esto, en un país cuya economía se sustenta casi únicamente en la agricultura, es un drama de proporciones inimaginables. Muchas familias se están viendo obligadas a vender lo que queda de su ganado para poder adquirir comida y, sobre todo, para alimentar a sus hijos. Más de la mitad de los niños de Malaui sufren problemas de malnutrición. Y aquí es donde podemos contaros una buena noticia: les habéis ayudado y podéis seguir haciéndolo.

Llegada de nuestros alimentos a Benga

Las casi 6 toneladas de comida que recogimos el pasado mes de marzo en nuestra campaña “Alimentos para Malaui” ya han llegado a su destino: las guarderías de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol en Benga. Y más de un centenar de niños sin recursos han visto mejorar su salud gracias a la enorme cantidad de legumbres, aceite, pasta, galletas, cacao, conservas y leche en polvo que les hemos enviado.

Con este cargamento, los responsables de estas guarderías pueden completar la dieta de los niños con alimentos ricos en proteínas y vitaminas. Y no sólo eso, sino que con el excedente de arroz que también recogimos durante nuestra campaña, podrán ayudar a cientos de ancianos que, tras la grave sequía, se han quedado sin cultivos y carecen de cualquier otro recurso para subsistir.

Para todas estas personas, los alimentos y materiales llegados desde España constituyen un pequeño milagro dentro de esta tragedia humanitaria que afecta al país africano. Llevar a sus hijos a la guardería y saber que allí tienen un lugar seguro donde los niños estarán cuidados y podrán comer ha supuesto un gran alivio para cientos de familias en Benga.

Sin embargo, nada dura eternamente y ante la población de Malaui se abre un año de gravísima hambruna tras la destrucción de sus cosechas. Por esto, desde FMLC pronto organizaremos una nueva campaña de emergencia para volver a enviar alimentos a Benga, en la que estáis invitados a participar.

Más aulas, más niños a salvo

Mientras preparamos esta nueva iniciativa solidaria, los misioneros de la MCSPA nos cuentan que han mejorado el equipamiento de las aulas de la guardería de Benga, que como podéis ver en las fotos, han quedado preciosas. Hace poco se ha inaugurado ya la tercera aula del centro, lo que ha permitido aumentar hasta 100 el número de alumnos, ampliando hasta un tercer año su oferta de educación preescolar.

Además, nos comunican que en septiembre de 2016 la guardería tiene previsto comenzar el primer año de Educación Primaria, para poder seguir acogiendo a los alumnos cuando terminen la educación preescolar. También siguen adelante las obras del segundo centro escolar que la MCSPA ha abierto en Malaui, en la zona de Miambe. El edificio cuenta ya con un aula operativa en la que dan clase 50 niños y se está construyendo la cocina donde recibirán asistencia nutricional.

Como veis, aunque las circunstancias sean adversas, no dejamos de trabajar para mejorar la vida de las comunidades más vulnerables de África. ¿Nos ayudáis?