3,5 toneladas de alimentos para Malaui

test

Gracias a la solidaridad de los vecinos de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, más de 700 familias sin recursos podrán sobrevivir en la comunidad de Benga, al este de Malaui, donde las inundaciones del pasado mes de enero han arrasado las cosechas y gran parte del territorio cultivable, haciendo que este país se enfrente a una de las peores hambrunas de su historia.

Con la recogida de emergencia organizada los pasados días 13 y 14 de noviembre, la Fundación Mario Losantos del Campo tenía como objetivo recoger alimentos no perecederos y ricos en nutrientes, con el fin de enviarlos a Malaui a tiempo para paliar la fuerte hambruna que se prevé en el país este invierno. En esta ocasión, la campaña ha estado presente en tres establecimientos: Makro Alcobendas, por un lado, y Mercadona y Lidl del Centro Comercial La Viña, de San Sebastián de los Reyes, que se han volcado con la iniciativa, cediendo su material y espacio a nuestro equipo de voluntarios.

Un año sin cosechas

En total, en dos días hemos recogido 3.562 kg de comida, especialmente pasta (1.473), legumbres (851) y aceite (713). Los vecinos también han donado muchos alimentos que son difíciles de conseguir en Malaui y que también contribuirán a mejorar la malnutrición, como cacao en polvo (149), conservas de carne y pescado (110), leche (142 kg), azúcar (143), galletas (54) o harina (16).

Toda esta comida será enviada ahora a Sevilla. Allí, la Asociación Llamarada de Fuego se encargará de clasificarla y enviarla por barco hasta Mozambique, desde donde será transportada por carretera hasta la Parroquia de Benga, destino final de los alimentos. La llegada del cargamento está prevista para marzo, un mes en el que la población de Malaui suele padecer graves hambrunas, ya que para entonces se han agotado las reservas de comida y aún no se ha recolectado la nueva cosecha.

Una gran ayuda desde Madrid

En los próximos meses se espera una crisis alimentaria aún más grave que en años anteriores, ya que el pasado mes de enero, la temporada de lluvias provocó fuertes inundaciones en Malaui que destrozaron gran parte del terreno cultivable y dejaron más de 200.000 desplazados. La gente ha perdido sus casas, sus reservas de alimentos y sus cultivos. Esto, en un país cuya economía se sustenta casi únicamente en la agricultura, constituye una tragedia de consecuencias devastadoras.

Por suerte, gracias a la solidaridad de los vecinos del norte de Madrid, estas tres toneladas y media de alimentos podrán aliviar la situación de la comunidad de Benga, y en especial la de los niños y ancianos, los dos colectivos principales a quienes se destinará la comida, que será distribuida por la Parroquia de Benga a través de sus centros materno-infantiles y su programa de atención a ancianos sin recursos.

En 2016 organizaremos una nueva edición de la campaña «Alimentos para Malaui» para seguir combatiendo la desnutrición en este país africano. Mientras, desde FMLC os damos gracias a todos los que habéis participado una vez más en esta iniciativa.