Carta desde Malaui: “Hemos pasado meses muy duros"

test

Tras la recogida urgente de alimentos que organizamos el pasado mes de noviembre para combatir la feroz hambruna en Malaui, los responsables de la misión de Benga nos han enviado un informe sobre cuál es la situación actual en este país africano. Como ya os hemos contado en anteriores ocasiones, hace un año la temporada de lluvias se saldó con graves inundaciones que se cobraron más de 276 vidas. También provocaron el desplazamiento de 200.000 personas, además de destruir una gran parte de las cosechas y del territorio cultivable.

Después volvió la sequía y, con ella, el hambre. En los últimos meses el precio de los alimentos básicos en Malaui no ha dejado de subir, hasta alcanzar precios desorbitados debido a la escasez de comida. El coste del maíz se ha duplicado y es inasumible para la población con bajos recursos.

Muchos se alimentan del salvado que normalmente se destina a los animales y que también ha alcanzado un precio exorbitante”, explica Manuel Hernández, coordinador de la misión de Benga. “Durante los repartos de comida se nos rompía el corazón al ver a los niños pelearse por recoger los granos de maíz y judías que caían, para así poder llevar algo que comer a sus casas”, recuerda.

El impacto de vuestra ayuda

Gracias a las más de 3,5 toneladas de alimentos no perecederos que recogimos en nuestra campaña de noviembre y la solidaridad de otras organizaciones, se ha podido aliviar en parte esta terrible situación. Desde finales de noviembre, alrededor de 550 familias han recibido comida cada mes, lo que se ha traducido en el reparto de 105 toneladas de maíz, 5 toneladas de judías, 34.000 paquetes de soja deshidratada y 2.500 litros de aceite entre la población más desfavorecida.

También se han repartido alimentos entre los ancianos sin recursos de Benga, a través de visitas a domicilio a los 85 beneficiarios de este programa de asistencia. “El esfuerzo ha merecido la pena”, señala Manuel Hernández, que ha enviado un sincero agradecimiento a todas las personas que han colaborado para que esto sea posible.

En abril dará comienzo la recogida de las nuevas cosechas y se espera que la situación de las familias mejore y cuenten con más alimentos. “Este año las lluvias han sido muy desiguales e impredecibles”, explica Manuel Hernández, “pero los sondeos que hemos realizado apuntan a que la cosecha será buena en gran parte del territorio de la parroquia, especialmente en la zona de las montañas, así que esperamos que el año próximo no haya más hambruna”.

Desde FMLC tenemos previsto organizar esta primavera una nueva recogida de alimentos, para seguir dando nuestro apoyo a la parroquia de Benga y combatir la malnutrición en Malaui. En breve os iremos informando por si queréis colaborar.