La lluvia devuelve la esperanza a Turkana

test

Después de muchos meses de sequía, por fin nos llegan buenas noticias desde Kenia: ¡está lloviendo en Turkana! La temporada de lluvias ha dado comienzo, lo que supone un gran respiro para los habitantes de esta región, donde la escasez de agua es una amenaza constante para las cosechas y el ganado, que a menudo degenera en desnutrición y hambruna.

Esa es la razón de que estas primeras lluvias hayan sido una bendición para los animales, que se encontraban al borde de la extenuación por falta de pastos, según nos cuentan nuestros amigos de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol (MCSPA), contraparte de FMLC en la región de Turkana.

En una carta, Manuel Hernández, responsable de nuestros proyectos en Kenia, nos escribe que, aunque en un primer momento la lluvia no fue suficiente para llenar las presas, si todo va bien, tienen previsto almacenar reservas de agua suficientes para una larga temporada. Esto es posible gracias a que durante la época seca se perforaron varios pozos en la región para mejorar el abastecimiento de agua potable.

Atención educativa a la población

Por otro lado, nos cuentan que las cuatro guarderías que coordina la MCSPA en Todonyang –entre ellas nuestro centro infantil de Kapedor- se encuentran trabajando a pleno rendimiento, ofreciendo atención educativa y nutricional a cerca de 300 niños.

Pero esto no es todo: estas guarderías se han convertido en epicentros del desarrollo local, al promover en sus terrenos la perforación de pozos de agua potable y la puesta en marcha de huertos y criaderos de gallinas, que produzcan verduras, huevos y leche para mejorar la nutrición de la población infantil. También se fomentan proyectos de formación agrícola como el programa “Surcos en el desierto”, gracias al cual 45 personas ya han comenzado a cultivar huertos unifamiliares en sus casas.

Campañas de salud con médicos españoles

Otra de las novedades que os traemos es el éxito de la campaña oftalmológica que, por cuarto año consecutivo, ha realizado un grupo de médicos españoles en Turkana con el objetivo de erradicar el tracoma.

Esta labor se coordina desde nuestra base logística de Todonyang y tiene como fin revisar, detectar y tratar enfermedades de la vista y prevenir la ceguera entre los habitantes de la zona. Gracias a la labor desinteresada de estos médicos, se está consiguiendo que los niños turkana sólo recuerden el tracoma como algo lejano: una leyenda contada por sus abuelos.

¿Quieres saber más sobre nuestros proyectos en Turkana? ¡Haz clic aquí!