Boletín de noticias

Abril 2009

foto de noticia 1

Grupos de terapia para profesionales socio-sanitarios afectados por el síndrome de burn-out

El síndrome de desgaste profesional, fue descrito por primera vez en 1961 por el escritor británico Graham Green cuando publicó "A burn-out case", aunque no fue definido de una manera sistemática hasta 1974, por el psiquiatra Freudenberger. Este síndrome se traduce, fundamentalmente, en un desgaste emocional progresivo que afecta al trabajo y traspasa a la vida privada. Lo suelen padecer profesionales que trabajan con personas con las que mantienen una relación interpersonal intensa. Por eso, aunque los profesionales socio-sanitarios no sean los únicos, sí que parecen ser una población de riesgo.

Cuando enfermamos nos encontramos con la necesidad de sentirnos acogidos, atendidos y sobretodo cuidados. Esta necesidad choca frontalmente con este deterioro y con la necesidad del propio profesional que se encuentra desmotivado, ha perdido el interés en su trabajo y, además, se encuentra emocionalmente cansado. En estos casos, es probable que la atención que preste sea una atención automatizada, que no considere los aspectos emocionales de la enfermedad y que dedique poco tiempo a la atención de cada paciente.

El burn-out ha sido muy comentado desde la óptica del profesional, pero poco desde la óptica del usuario, ¿Qué le ocurre a la atención médica cuando el profesional está quemado? ¿Podemos considerar que la atención es la misma? ¿Mejora o empeora?

Cabe pensar que un profesional que padezca este síndrome no puede atender con la misma calidad que un profesional que no lo padezca, por eso, por el profesional, pero también por mantener unos estándares de calidad en la atención socio-sanitaria, se plantea la necesidad de hacer algo al respecto. Desde la Fundación Mario Losantos del Campo vemos necesario cuidar al que cuida porque si el cuidador profesional está quemado, los demás estamos perdidos. FMLC quiere así hacerse eco de dos necesidades: la de los profesionales de la Sanidad, que se ven afectados por un síndrome que les hace sentirse a veces indolentes ante las personas que atienden; y por otro lado, la necesidad del enfermo de recibir la mejor atención socio-sanitaria posible. Esto sólo podrá ser así si intervenimos para apoyar y ayudar a los profesionales que sufren el síndrome del quemado. Por eso, organizamos grupos de terapia dirigidos a todos aquellos profesionales socio-sanitarios que, en situación de burn-out, demanden apoyo psicológico.

El objetivo principal de estos grupos es el de crear un espacio donde los participantes puedan dar voz a sus preocupaciones, sientan que no están solos y puedan así tejer redes de apoyo mutuo con las que sostenerse los unos a los otros.

Los grupos son reducidos y están dirigidos por un psicólogo experto en control de estrés. Las sesiones son semanales y tienen una duración aproximada de noventa minutos cada una, repartidas en un total de cinco meses.

Más información en el teléfono 91 229 10 80


foto de noticia 2

La guardería FMLC de Bolivia, abre sus puertas

La Fundación Mario Losantos del Campo, en colaboración con la Parroquia El Salvador, ha desarrollado este proyecto. Aunque la inauguración oficial tendrá lugar el próximo mes de mayo a cargo del Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo de La Paz, la guardería ya está funcionando.

Situada en el barrio de El Tejar, está ubicada en un enclave estratégico ya que, alrededor de la misma, existe gran cantidad de viviendas en las que reside mucha población infantil.

En una primera etapa, el número de niños de la zona que se atenderá es de sesenta, con edades comprendidas entre los 0 y 4 años. Las primeras entrevistas con los padres ya han comenzado y, hasta ahora, se aprecia una gran demanda de plazas por lo que prevemos que, en poco tiempo, se deba aumentar el número de las mismas. También se ha previsto un número determinado de plazas para niños con algún tipo de discapacidad.

Con la apertura de este centro, se pretende ofrecer la seguridad y protección necesarias para que los niños de la zona, nacidos en el seno de familias humildes y con escasos recursos económicos, puedan crecer y desenvolverse de forma sana y equilibrada. Asimismo, los niños podrán disponer, además de formación a través de actividades prácticas y de juego, de los siguientes servicios:

-Alimentación equilibrada (menús realizados por un nutricionista)

-Atención en salud (pediatría y odontología)

-Educación de hábitos para la higiene

-Estimulación psicomotriz-Logopedia


foto de noticia 3

Jornada carnavalesca en la Clínica Sear

En estos días de Carnaval, los voluntarios de la Fundación Mario Losantos del Campo han tratado de acercar el ambiente festivo, propio de esta celebración, a los enfermos de la clínica Sear.

Este encuentro ha sido todo un estímulo para más de una veintena de pacientes que acudieron a la cita. Las personas hospitalizadas no tienen la posibilidad de disfrutar la fiesta en la calle por lo que, con esta iniciativa, se ha podido romper con la rutina y acercar a estas instalaciones un poco de diversión en forma de canciones y disfraces.

El personal de la clínica y los propios pacientes han resaltado la importante labor que realizan los voluntarios y la magnífica respuesta que, una vez más, tienen este tipo de iniciativas.

Una vez finalizada la celebración, todos se mostraron gozosos y expectantes de reunirse con los voluntarios en una próxima cita que pronto les espera, la Fiesta de las Flores.


foto de noticia 4

FMLC y MCSPA juntas en un nuevo proyecto para la mejora del suministro de agua en Todonyang

La Fundación Mario Losantos del Campo y la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol colaborarán este año en un nuevo proyecto de cooperación destinado a asegurar el suministro y la calidad del agua en el dispensario médico de Todonyang, Turkana (Kenia).

A pesar de estar situado a tres kilómetros del lago Turkana y a seis del Río Omo, el principal problema con el que se encuentran los trabajadores del dispensario es garantizar el abastecimiento de agua permanente al mismo. Hasta ahora y gracias a una presa de tierra, situada a unos 600 m. de las instalaciones sanitarias, se ha conseguido disponer de agua. Sin embargo, desde la presa hasta el dispensario, el agua debe ser transportada mediante un tractor-cisterna, por lo que no se puede garantizar la calidad de la misma.

El nuevo proyecto tendrá como objetivo la instalación de un sistema de bombeo, que comunique el agua de la presa con dos tanques elevados situados en el recinto del dispensario, uno destinado a consumo sanitario y humano, y otro al riego y limpieza de las instalaciones.

Para la puesta en marcha de este proyecto, la Fundación Mario Losantos del Campo invertirá algo más de 20.000 €. Se ejecutará en el plazo aproximado de un año y, una vez terminado, beneficiará a unas 10.000 personas, habitantes de los poblados cuya atención sanitaria está cubierta por el centro.


Copyright © 2008 Fundación Mario Losantos del Campo. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier formato sin previa autorización.